PREVENCIÓN DE CAIDAS EN LA TERCERA EDAD

PREVENCIÓN DE CAÍDAS EN LA TERCERA EDAD

Hoy en el artículo de los viernes vamos a incidir sobre un problema importante en personas de edad avanzada, tanto por la frecuencia con la que se da como por la incidencia en la funcionalidad de la persona tras sufrirlas.

Hablamos de las caídas, y es que las personas mayores que se caen suelen reincidir, y debemos ser conscientes de todas las medidas que podemos tomar para evitarlas o minimizar sus consecuencias.

 


 CAUSAS Y CONSECUENCIAS DE LAS CAÍDAS EN LOS ANCIANOS

Las consecuencias más comunes a una caída son la inmovilización de la persona durante el tiempo de recuperación donde ve reducida su capacidad para moverse, por lo que se ve afectada su calidad de vida. Prevención caidas en la tercera edad

Esto hace que la persona pierda autonomía o aumente su dependencia, sumado al dolor de la potencial fractura o fisura ósea de la caída.

Es vital pues, que seamos conscientes de que factores suponen un riesgo para nuestros mayores.

Entre las causas más comunes tenemos los relacionados con las posibles afecciones de la persona, como patologías o limitaciones previas para andar, moverse o mantener el equilibrio, falta de orientación, afectaciones visuales o rigidez en las extremidades y dolores articulares.

 

Hay otros tipos de causas donde podemos incidir de manera directa y es en el entorno, ya sea del domicilio o de los espacios comunes por donde solemos movernos.

 

________________________________________________________________________________

CONSEJOS PARA EVITAR CAÍDAS EN LAS PERSONAS MAYORES

La iluminación es muy importante en todos los espacios, por lo que evitaremos zonas de escasa iluminación, asegurándonos que los interruptores siempre estén a mano, incluso se puede hacer uso de pequeños pilotos nocturnos de guiado.

El baño suele ser una zona en la que se producen bastantes caídas, por lo que se recomienda el uso de barras de sujeción junto al retrete y la ducha, el uso de asientos o sillas en la ducha también es muy recomendable, así como superficies antideslizantes.

En general hay que asegurarse de evitar suelos que deslicen, tengan desperfectos, sean irregulares o presenten desniveles, también deberemos mantener el suelo seco y limpio, especialmente en la cocina donde se pueden acumular sustancias y objetos deslizantes.

Prevención caidas adulto mayor

Otra de las medias a tomar es la simplificación del entorno, eliminando todos los obstáculos como jarrones, sillas o elementos que estén en las zonas de paso. Para algunos casos de falta de equilibrio o debilidad en las piernas es muy recomendable poner pasamanos en escaleras y pasillos, incluso a los lados de la cama para que le sirvan de apoyo para levantarse y acostarse.

El calzado es otra de las cosas en las que debemos fijarnos, buscando calzado que quede fijado, que sea firme y con suelas antideslizantes.

 

Por último, para casos de dificultad al andar, son muy buenos complementos como andadores, muletas o bastones que sin duda ayudarán en los desplazamientos.

Deberemos repasar todas estas cosas de manera periódica, tanto los elementos en el domicilio como los complementos que se usen, muletas, gafas, audífonos, calzado…etc.

En nuestra Residencia de mayores aplicamos todos estos consejos y medidas de manera rutinaria y vosotros las podéis hacer en casa y en todos los espacios comunes y convertirlos lugares más seguros y agradables, ayudando a que las personas vivan más felices evitándoles la mayoría de las caídas.

Hasta la próxima semana.

 

Prevención caidas ancianos